cuentos de los días sumergibles


Imagina

aquí estoy
como el vacío lleno de casas
como un universo devorado por millones de larvas diminutas
con la mandíbula reventada y el cuerpo cosido a castigos
pero en pie
dispuesto a seguir la pelea
gire adónde gire

admito que estoy algo cansado
y me muevo con lentitud
admito que no me amas
admito que tus pasos siguen sangrándome por la cara reluciente
y que no tengo un solo clavo ardiendo
al que agarrarme
y qué
sé que no hay verdad que dure cien años
ni siquiera media vida
sé que cambian las fábulas
el amor
las habitaciones de hotel
fingir lo contrario es absurdo
querer una estatua de hielo también
puedes seguir el ritmo
o puedes colgarte de una cuerda
y ver cómo se te cae el corazón con las últimas monedas sueltas

asumo la llaga
el sueño clavado a la espalda que sólo yo arrastro
ahora hacia ninguna parte
imagina de lo que soy capaz
si me quito ese peso
pero imagina de lo que soy capaz
si lo retengo

[ ]

XML